El arte de jugar a las damas – 2

NOTAS DE CAMPO – ANYA BUDDENBROOKS

Baserri Tartessos – Semana 1

Primera semana en el caserío. Se confirman nuestras hipótesis iniciales sobre la estructura de (a) secta (comprobar la naturaleza de la creencia: ¿religiosa, ideológica, y/o de otro tipo? y (b) harén (jerarquía de macho alfa, hembra alfa, hembras beta, y machos omicron).

Oportunidad de observar la estructura del grupo bajo crisis. Aparentemente, existe una dependencia no deseada de un elemento externo al grupo (Kepa Lankide y la Lankide Elkartea, indirectamente el Gobierno de la República de Mondragón) que resulta extremadamente desestabilizadora cuando no se comporta según lo esperado – en esta ocasión: reclamar desglose de facturas por servicios prestados. El grupo observado considera que la petición de rendir cuentas es un insulto. (Investigar complejo de superioridad a nivel grupal derivado de sentimiento de insuficiencia e inseguridad del líder). Según lo esperado, el discurso del líder es replicado, con frecuencia de modo literal, por sus seguidores: así, si Gebara afirma que Kepa Lankide y su cooperativa “son unos ladrones”, el grupo acaba repitiendo en poco tiempo que son unos ladrones e indignándose en nombre de su líder y suyo propio (adopción de creencia delirante). La hembra alfa (Bel) desempeña un papel de “perro pastor” en esta dinámica: mientras que Gebara no se “mancha” muchos las manos con sus seguidores, ella es la encargada de mantener al grupo en cintura, controlando las disensiones y reforzando la “línea de partido” a seguir. Bajo su aparente fragilidad y educación, funciona como la “comisaria política” del grupo (cf. Goebbels frente a Hitler).

La respuesta a la crisis (bajo el eslógan de la “venganza” y “no olvidaremos”) consistió en poner más énfasis en un proyecto actual, Phantomaki, aparentemente una empresa de “inteligencia de fuente abierta” que está siendo subvencionada por la Lankide Elkartea y/o el Gobierno de Mondragón ( las fuentes de financiación y en general todos los asuntos económicos se mantienen muy oscuros en el seno del grupo: aunque Gebara se precia de la riqueza generada por el grupo y su espectacular progreso, la falta de medios materiales e incluso mezquindad en cuestiones aparentemente muy menores resulta llamativa, e.g. el interruptor de mi cuarto sigue con los cables al aire, y nadie parece tener la menor intención de hacer nada al respecto).

En general, no está muy claro cuál es el propósito de Phantomaki, que básicamente parece ser un servicio de recortes de prensa digital. Aparentemente, la idea general vino sugerida a Gebara por el visionado de una película, “Los tres días del Cóndor“, que le hizo desear emular a su protagonista (cf. imaginería de Robert Redford: mujeres, papel “clave” en la política, mística del espionaje, autosuficiencia, atractivo sexual). Los tartesios le otorgan una importancia mucho mayor de la que en principio pareciera tener por sentido común, afirmando que es “estratégico” y “va a cambiar la diplomacia corporativa (sic) tal como la conocemos”. En principio, parece un modo de colocar a João, que no tiene gran cosa que hacer en el grupo por  motivos relativamente obvios, y a quien Gebara claramente no tiene ninguna intención de convertir en miembro de la cúpula directiva.

A tener en cuenta: la intensa anglofobia del grupo. Prácticamente no se emplean fuentes de habla inglesa para elaborar los resúmenes de noticias de Phantomaki, se prohíbe a los piesenpolvorosa utilizar el inglés como lengua vehicular, y en general cualquier mención a los países de habla inglesa o figuras procedentes de ellos (salvo contadas excepciones que forman parte del panteón personal de Gebara, como Lawrence de Arabia) es recibida con burlas y críticas a la persona que la realiza. Posible origen a investigar en la historia de Gebara:  falta de reconocimiento en el mundo de hablar inglesa (intentos fallidos de penetración de Tartessos en el Reino Unido y EEEUU) y trauma personal por su incapacidad de hablar inglés con un acento mínimamente comprensible. NB: curiosamente, Gebara pasó tiempo en Inglaterra en su juventud, donde afirma haber estudiado en la Universidad de Oxford y pasado mucho tiempo aprendiendo el idioma en el Norte. Una investigación rápida muestra que hizo un curso de cocina de verano en Oxford y estudió en un academia de idiomas en Hull (i.e. el equivalente cultural a Zamora, aprox.)

Anuncios

Un pensamiento en “El arte de jugar a las damas – 2

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s