El arte de jugar a las damas – 7

NOTA DE CAMPO – ANYA BUDDENBROOKS

Baserri Tartessos – Semana 2

Se confirman todos los rasgos sociopáticos especificados en el Informe Especial del Departamento de Estado sobre Gebara obtenidos en la filtración de Wikileaks. Aunque ya tiene unos años, todos los rasgos se han mantenido o intensificado, evolucionando claramente hacia el perfil de líder mesiánico.

Estos rasgos son lo que hace posible el férreo control que Gebara ejerce sobre el comportamiento e incluso el pensamiento de sus acólitos. Un ejemplo particularmente escalofriante tuvo lugar esta semana.

El abandono de Tartessos por Sandra y Xuan no acabó con su dramática salida. Gebara, obviamente, no tenía ninguna intención de pagarles el dinero que les debía (y que ellos consideraban el pago por su trabajo). Sandra y Xuan, previendo esto, hicieron una copia de todos los discos duros tartesios (incluyendo el del ordenador de Gebara, ya que las capacidades informáticas de Xuan superan con mucho a las de Gebara) y amenazaron a Gebara con enviar contenidos sensibles a todos los contactos de Tartessos a menos que se les pagara su dinero.

La reacción de Gebara fue de nuevo espectacularmente colérica. Resulta particulamente llamativo que cualquier persona que abandona Tartessos es acusada de tener una disfunción sexual. Esto ya nos fue mencionado en referencia a otros ex-tartesios, en particular Marc y Roser, cuya disfunción sexual como desertores iba además agravada por su catalanidad: pese a la supuesta hostilidad tartesia a las naciones, Gebara muestra una considerable hostilidad por la mayoría de identidades peninsulares – sobre todo por los catalanes (“mafiosos, chorizos, peseteros, tacaños, mezquinos, paletos, ombliguistas”) pero también por los gallegos (“palurdos, zafios”), los asturianos (“los del parque temático, vaques y más vaques, los del prao”), los extremeños (” porquerizos, comebellotas”), los vascos (“endógamos, chusquis”), etc.

En este caso, las acusaciones de disfunción sexual fueron particularmente encarnizadas contra Sandra, que no sólo osó tener una pareja (no tartesia) en Bilbao, sino que dicha pareja era además una mujer (con la consiguiente disrupción para la estructura de harén).

(En el caso de Xuan, se le encajó en el papel habitual de zángano castrado, incapaz de tener una vida propia).

Tras el nuevo estallido de furia de Gebara al verse forzado a pagar, los tartesios celebraron una especie ritual de expurgación o exorcismo. Se nos convocó a todos en el salón, donde nos situamos formando un círculo. Gebara inició el ritual con las siguientes palabras:
– Hermanos y hermanas, nos encontramos aquí para purgar nuestra fraternidad de los traidores desagradecidos que no fueron dignos de la confianza incondicional que pusimos en ellos. Les amamos y nos odiaron, les acogimos en nuestro seno y nos repudiaron, les ofrecimos una vida interesante en fraternidad y prefirieron una vida sin sentido y egoísta. Por eso, hoy nos reunimos para expurgar su memoria y borrar su nombre de nuestros registros y nuestra memoria. Desde hoy, nunca fueron tartesios, nunca les conocimos, nunca existieron. ¡Cherem ve nidui Sandra! ¡Cherem ve nidui Xuan!

Todos los demás tartesios repitieron al unísono, repetidamente, “¡Cherem ve nidui! ¡Cherem ve nidui!” Esto se prolongó durante varios minutos.

[NOTA: cherem y nidui son términos hebreos para referirse al equivalente judío de la excomunión sin posible vuelta atrás – la excomunión que se aplicó a Spinoza. La idea central es que la persona afectada ha muerto para la comunidad, ante la imposibilidad práctica de aplicar la pena de muerte que habría sido deseable].

Al día siguiente, cuando pregunté a Marisol y Bel por lo que había sucedido en relación a Sandra y Xuan, me respondieron: – ¿Quiénes son esos? – Obviamente recuerdan a los desertores, pero el ritual había hecho que, a todos los efectos, nunca hubieran existido, reescribiendo la historia. Lo más escalofriante es que ambas lo decían con total seriedad. Gebara parece haber conseguido extender su creencia de que manipulando las palabras puede manipular la realidad a todos su acólitos.

[NOTA: ver referencias a la psicosis: la creencia delirante de que las palabras son meras cosas; que el modo en que uno define las palabras define la realidad].

***

Asimismo, creo detectar una cierta tendencia al autosabotaje. Como ejemplo, un incidente esta semana. Tras el affaire Caja Foral de la semana pasada, los responsables del banco parecían interesados en volver a mantener relaciones fluidas con Tartessos, lo cual resulta difícil de comprender [NOTA AL MARGEN: hipótesis: influencia del gran carisma personal de Gebara. Detallar esto más]. Igualmente, dos empresarios conocidos de Gebara – Ángel Díaz Pérez y Jacobo Patiño – fundadores de una start-up en la que Tartessos posee una acción muy minoritaria, también confiaron en Gebara para realizar la venta de esta start-up a Caja Foral- lo cual, hago notar, habría reportado considerables ingresos a Tartessos.

Díaz Pérez y Patiño – de nuevo, hipotetizo, cegados por el considerable carisma y poder de persuasión de Gebara – aceptaron que Gebara se reuniera con Lecumberri, el responsable de Caja Foral, para negociar la venta.

La reunión había sido fijada  para el miércoles a mediodía. A las diez de la mañana, Lecumberri, que viajaba a Bilbao desde el extranjero, llamó a los tartesios para hacerles saber que su vuelo saldría con retraso, y que por tanto llegaría a la reunión una hora más tarde.

Reacción de Gebara (transcribo): ESTO ES UNA CONSPIRACIÓN. QUIERE HACERNOS SENTIR INFERIORES. COMO SI FUÉRAMOS SUS CRIADOS, SUS SIRVIENTES, TENIENDO QUE ESPERAR A QUE EL SEÑOR SE DIGNE A VENIR, COMO SUPLICANTES. COMO SI LE NECESITÁRAMOS. PUES SE VA A ENTERAR.

Lecumberri llegó a la una, según había avisado a los tartesios. Se encontró una recepción glacial por parte de Bel y Marisol, que le indicaron que se sentara en un puf y le dijeron que Gebara estaba arriba en su despacho pero tardaría algo en bajar porque estaba ocupado.

Mantuvieron a Lecumberri sentado en un puf, esperando, DOS HORAS, dándole sólo un vaso de agua cuando lo pidió (hago notar que era la hora de comer). Cuando Gebara se dignó bajar a hablar con Lecumberri, éste estaba de un humor de perros.

La negociación, lógicamente, no llegó a buen puerto. Las chicas parecían asumir (posiblemente porque se lo había dicho Gebara) que Caja Foral estaba desesperada por adquirir la start-up. Gebara francamente parecía básicamente interesado en restregarle a Lecumberri que si Caja Foral le hacía esperar, él también podía hacer esperar a Caja Foral.

Resultado: Lecumberri salió del caserío a la media hora soltando pestes. Curiosamente, el delirio colectivo de Gebara y sus acólitas es tal que tras la reunión estaban contentísimos y completamente convencidos de que Caja Foral les llamaría en los próximos días para aceptar sus condiciones (que habían endurecido en la discusión con Lecumberri).

Hoy hace cinco días de la reunión, y, puesto que no se ha recibido ninguna noticia de Caja Foral, el discurso está mutando espontáneamente a: “¡Es lo mejor que nos podía haber pasado!” (como señala el Informe, la respuesta característica de Gebara a todo fracaso).

[NOTA: ¿síntomas de colapso? Cf. idea de la descomposición – central para Tartessos – como una proyección de la descomposición mental personal de Gebara]

Anuncios

4 pensamientos en “El arte de jugar a las damas – 7

  1. Ingmar Swalue

    Entre los rasgos psicóticos de Gebara, el Informe no recoge un elemento especialmente interesante: lo que le pasa a los demás, le pasa a él y no a los demás. Si un tartesio tiene la vesícula enferma, él hablará como si la vesícula fuera suya. Si otro tartesio tiene que hacerse unas placas en busca de una lesión de columna, hablará de su vértebra como si fuera la vértebra suya. Y, por tanto, suyo el sufrimiento y no el de los demás.

    La serie se sigue superando.

    Dr. Ingmar Swalue
    Instituto Scheveningen

    Me gusta

    Responder
    1. Tartesiano Fiel

      Este comentario deja claro que el doctor Swalue no conoce una de las verdades descubiertas por Ismael y que por tanto dice que una persona solo es persona si vive dentro de una comunidad real. Una persona sola no puede existir porque no es nadie. De forma que eso demuestra que tampoco puede tener vesícula ni vértebra aunque por mucho que parezca que sí. Solo los individuos extratartessos piensan que pueden existir así sin una comunidad real que les convierta en personas reales que hacen ballets sobre el mapa del mundo en lugar de vivir en un círculo dibujado con una tiza. De forma que nosotros en Tartessos sabemos la verdad y somos felices y seguramente es lo único que importa.

      Me gusta

      Responder
      1. Ingmar Swalue

        ¿Se fija, estimado tartesiano, en que me está haciendo la descripción de una secta?
        Dr. Ingmar Swalue
        Instituto Scheveningen

        Me gusta

        Responder
  2. Extartesso

    Parece que Gebara ha mandado a sus hienas (Bel y Marisol) y futuras víctimas (todos los demás pobres incautos) a defender sus coartadas, está muy bien, porque confirma que se lo tiene que estar pasando genial leyendo esto.

    Me gusta

    Responder

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s