El arte de jugar a las damas – 8

NOTAS DE CAMPO – JUANJO VALIÑAS

Baserri Tartessos – Semana 2

INFORME PRELIMINAR – ASUNTO SERUM

A petición expresa de Borja Cheng, he indagado sobre la naturaleza exacta del Proyecto Serum y la implicación en el mismo de Euskalberri Kutxa.

La información sobre este tema ha sido particularmente difícil de encontrar, ya que el tema es casi tabú en Tartessos, debido al enorme fiasco que supuso. Es particularmente doloroso porque fue la única (y posiblemente la última) oportunidad que tuvieron los tartesios de entrar en el mercado corporativo por la puerta grande, de la mano de un peso pesado como Euskalberri. Sin embargo, tras ablandar a Marisol pasando numerosas horas escuchando sus quejas sobre lo mal que la trata Gebara, pero ella es la única que le quiere de verdad y siempre estará ahí, etc. conseguí obtener algo de información interna además de lo obtenible de fuentes externas.

La directiva de Euskalberri Kutxa entró en contacto con Tartessos tras abandonar su cargo, por intermediación de Jose Aguirre (antiguo directivo del banco y actual consultor de empresa). (Aguirre es actualmente una persona non grata en Tartessos, ya que esencialmente les estuvo pagando durante cerca de un año por servicios de consultoría inexistentes, i.e. por caridad. Gebara es consciente de esto y no se lo perdona. Véase también el asunto Feed the Hydra).

Tras un proceso muy intenso de “seducción” intelectual, la directiva de Euskalberri accedió a financiar a los tartesios para la creación del Proyecto Serum, una fundación cuyo fin era la búsqueda y el diseño de un proyecto con impacto social que tuviera como objetivo que “todo aquel que quisiera asumir los riesgos de creación de una empresa tuviera acceso a las herramientas y el conocimiento para llevarlo a la práctica”. La idea era que académicos y emprendedores de Europa y Iberoamérica aportarían sus ideas desde las tribunas de opinión de la prensa y sus propios blogs. El resultado sería un camino para conseguir crecimiento productivo con cohesión social.  Según los tartesios, el Proyecto Serum sería “la primera fundación europea dedicada a desarrollar herramientas y conocimiento libre para empoderar a los emprendedores y las empresas de todo el mundo”.

En realidad, Gebara veía el Proyecto Serum como una mera excusa para la internacionalización de la filé Tartessos, según sus objetivos a medio y largo plazo. De este modo, los tartesios no estaban sirviendo de consultores para el proyecto de Euskalberri, según afirmaban (y por lo que cobraban), sino que por el contrario estaban utilizando al presidente de Euskalberri para su propia agenda.

El primer gran evento del Proyecto Serum fue el Primer Día Serum, que se celebró en plena República de Arrasate con un (relativo) éxito de asistencia debido a la presencia de directivos de Euskalberri (aunque los medios no se hicieron demasiado eco). Los vídeos de la ocasión muestran a un presidente entusiasmado y convencido, hablando del “espíritu serum”, que, como la sangre que da la vida, permite inocular los nutrientes que sanan, haciendo que los individuos sean autosuficientes a través de su lucha por vivir arrebatados por el cambio en los mercados.

El objetivo más específico del Proyecto Serum fue Marketum, un software libre para empresas cuya finalidad nunca se comprendió muy bien, ni siquiera por los propios tartesios o por el presidente de banco (que en una ocasión lo describio catastróficamente ante la prensa como “es un Facebook para empresas”). La idea parecía ser crear una especie de red de contactos entre empresas internacionales generando “bazares de confianza” locales, o algo parecido, e incluso se habló de crear un método de pago propio. El problema, por supuesto, fue que ya existían multitud de sistemas parecidos (tanto de mercado como de método pago), desde eBay hasta Mercado Libre. Curiosamente, para ser un autodenominado experto en redes, Gebara parece ignorar la existencia del efecto red, y el hecho de que ya hace mucho tiempo que los nichos y las cuotas de mercado en estas cuestiones se han repartido. (Gebara tiene tendencia a dejarse llevar por analogías históricas que él cree ver – en este caso, creemos que quería imitar el antiguo sistema árabe de préstamos de la hawala. Como de costumbre, Gebara obvia las múltiples diferencias e inconvenientes).

Por otro lado, estaba el inconveniente de la falta de competencia: ninguno de los tartesios era un programador lo suficientemente competente para desarrollar Marketum. La incompetencia tartesia a la hora de dirigir proyectos hizo también que el intento por contratar a un desarrollador para hacerse cargo acabara muy mal. En su momento de máximo desarrollo, Marketum sólo pareció ser una especie de directorio local bastante casposo con empresas como “Plastificados MariPili”.

(Un problema básico que nadie pareció detectar fue que el sistema de Marketum requería que los potenciales miembros de la red se descargaran una versión de Ruby on Rails, un software libre. El problema es que requería que se descargaran una versión antigua, dificultando así la resolución de problemas y garantizando la obsolescencia programada).

Asimismo, se creó un blog para el presidente de Euskalberri, que atrajo mucho público rápidamente – principalmente de los medios – lo cual redundó en provecho de Tartessos. Además, sin que el presidente de Euskalberri lo supiera, Gebara detentaba el control pleno del blog,  cuyo dominio está a su nombre, no al del presidente de Euskalberri. En particular, ejercía una férrea censura sobre los comentarios, impidiendo que terceras partes no deseadas dejaran comentarios que pudieran ser del interés del dueño del blog (esta política de censura es generalizada en Tartessos, ya que Gebara es el administrador de TODOS los blogs del grupo y se ocupa de borrar y banear a elementos indeseables, i.e. críticos).

Se calcula que Euskalberri invirtió cerca de un millón de los antiguos euros en el proyecto. Los usos que se dieron a este dinero nunca quedaron claros (ya que los gastos por los Días Serum y los viajes internacionales no llegaban ni remotamente a esa cantidad).

La ruptura de la relación entre Euskalberri y los tartesios tampoco quedó clara. Tras el Segundo Día Serum (que fue un fracaso rotundo en términos de contenidos, asistencia, y repercusión), el banco empezó a reclamarles facturas a los tartesios, que fueron incapaces de proporcionarlas y justificar sus gastos, o entregaron facturas claramente improvisadas y absurdas. Se sospecha que en un momento dado el banco cerró el grifo y el Proyecto Serum, Marketum, y el blog cayeron en el abandono y el olvido.

Tras el final de la relación con Euskalberri, y siendo consciente de la gran oportunidad perdida, Gebara cayó en una profunda depresión. Confirmando nuestra hipótesis de que los movimientos de Tartessos van dictados por los cambios de humor de su líder, esta depresión de Gebara motivó su enésima ruptura con Marisol (que sirve como su pareja de dejar y retomar cuando no tiene otra alternativa mejor), su decisión de mudarse a la República de Arrasate, y su involucración con Kepa Lankide y su cooperativa.

Con todo, creemos que la historia con Euskalberri no ha terminado y tendrá consecuencias mucho mayores a medio y largo plazo de lo que los tartesios creen.

Anuncios

3 pensamientos en “El arte de jugar a las damas – 8

  1. Tartesos Ugarte

    El relato sugiere una importante crisis de confianza: ¿cuánto se puede pagar al mes por semejante proyecto? ¿Cómo se siente uno al ver que no queda nada?

    Me gusta

    Responder
  2. Pingback: Feed the hydra | Tartesopedia

  3. Pingback: El arte de jugar a las damas – 10 | Indiano Watch

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s