El arte de jugar a las damas – 16

Tras el sorpresivo anuncio de que iban a ser ascendidos a tartesios y que se iban a ir de Bilbao, hubo un anticlímax en el que pareció que no se hubiera dicho nada. Los tartesios siguieron, como de costumbre, sentándose a su ordenador en la mesa tartesia – en riguroso orden jerárquico, presidida por Bel, por supuesto (Gebara trabajaba en su despacho). Habían puesto a Anya y Juanjo a realizar un estudio de las redes en las taifas mediterráneas, sin explicar mucho por qué. Van Storgen iba y venía a las Hébridas, no estaba muy claro a qué (Anya sospechaba que era el único modo en que podía soportar tener una relación con los tartesios). Y Adriana, que no parecía tener mucho que hacer, fue puesta finalmente a cargo de los piesenpolvorosa, en plan capataz.

Una mañana, hubo una explosión (otra).

Estaban sentados en la mesa tartesia cuando oyeron unos gritos provenientes de la sala de los piesenpolvorosa. Bel se levantó, y se apresuraron a seguirla, para encontrarse a Adriana, convertida súbitamente de pija mexicana en guardia de campo, que sostenía triunfalmente un móvil.

– ¡Mira lo que esta pendeja ha estado enviando! – dijo triunfalmente, señalando a una piesenpolvorosa local llamada Nekane. Le mostró el móvil a Bel. Un SMS: “¡Ánimo, chicos, que tenemos las de ganar. Luego os digo cómo”.

– ¿Pero qué mierda es ésta? – exclamó Bel con ferocidad.

– Llevamos semanas tratando de hablar con vosotros – dijo Nekane, una chica morena, con notable sangre fría. – Nos tenéis jornadas de doce horas picando datos, sin cobrar. Ni siquiera nos dais de comer – tenemos que traernos nuestros propios bocatas.

Otro chico local, Eneko, añadió: – Esto no es lo que decía la beca. Se supone que esto era una beca de aprendizaje de inteligencia de redes, y lo único que estamos haciendo es grabar datos. Nos estáis usando como mano de obra barata. – Los demás piesenpolvorosa murmuraron su asentimiento a sus espaldas.

– He hecho averiguaciones en la Consejería de Trabajo, y os pueden meter un buen puro – añadió Nekane. Se encogió de hombros: – Le mandé el SMS a Adriana por error, porque estaba en mi lista de mailing.

– ¡Eres una agitadora, una provocadora! – grito Bel. Se volvió hacia Eneko: – ¡Y tú eres el peor de todos, porque los has estado aleccionando! ¿Quién os ha enviado? ¿Para quién trabajáis?

– No trabajamos para nadie, Bel – dijo Eneko. – Sólo queremos que nos tratéis en condiciones. Esto es peor que un taller de chinos.

– ¡Niñatos malcriados! ¿Después de todo lo que hemos hecho por vosotros, es así cómo nos los pagáis?

En ese momento apareció Gebara, a quien la Mascota se había apresurado en ir a llamar. – ¿PERO QUIÉN COÑO OS CRÉEIS QUE SOIS? ¡NIÑATOS! ¡IMBÉCILES! ¡GILIPOLLAS! ¡INMADUROS!

Gebara empezó a ponerse violento, tirando libros por el suelo, golpeando en las mesas. Anya sintió cómo Juanjo se tensaba a su lado. – ¡HABÉIS APROVECHADO QUE BEL ESTABA ENFERMA PARA MONTAR ESTE COMPLOT! ¡LADRONES! ¡PUES NO PENSÉIS QUE OS VAIS A IR DE ROSITAS ASÍ COMO ASÍ! ¡MAMONES!

Nekane hizo amago de irse, pero Bel y Adriana se habían posicionado en la puerta, bloqueándola para que no pudiera salir. Se volvió, y Anya vio un miedo evidente en su rostro. Lo cual no le extrañaba, porque ella también tenía un nudo en el estómago.

– ¡HIJOS DE PUTA! ¡LADRONES! ¡ESPÍAS! ¡TRAIDORES! ¡ES QUE NO SE OS PUEDE TRATAR BIEN!

– Ismael, sólo estamos pidiendo lo que se nos explicó en la beca… – trató de razonar Nekane.

– ¿¿¿EN LA BECA???? ¿ME VAIS A VENIR CON CHORRADAS ESTATALISTAS AHORA? OSEA, QUE  PRETENDÉIS QUE OS PAGUE POR VUESTRO TRABAJO CUANDO TENÍAIS QUE ESTAR DANDO LAS GRACIAS DE RODILLAS POR EL PRIVILEGIO DE TRABAJAR AQUI ¡¡¡¡NIÑATOS DE MIERDA QUE ESPERAN QUE OS LO DEN TODO HECHO Y MASCADO!!!! ¡LA MATO, YO LA MATO!

Gebara hizo un gesto de abalanzarse sobre Nekane, pero Bel y la Mascota le agarraron por las mangas. – Cálmate, Ismael, que no merece la pena… De verdad, es una pobre idiota, no merece ni que la escupamos… Gilipollas estúpida…

Juanjo había hecho también amago de reaccionar, pero Anya le frenó posándole la mano en el brazo. – Tranquilo, no la va a tocar – susurró. – ¿No lo ves? Es siempre lo mismo. “Sujetadme, sujetadme”. Hacen el numerito de King Kong sujetado por los negritos para que la gente se muera de miedo, pero realmente no se atreve a meterse en una pelea.

Nekane y Eneko aprovecharon que la vía había quedado libre para recoger sus bártulos y marcharse, seguidos por todos los demás piesenpolvorosa. – Nos vamos.

– ¡¡¡¡¡NO OS VAIS, ESTÁIS DESPEDIDOS!!!!!! – bramó Gebara a sus espaldas.

Anuncios

9 pensamientos en “El arte de jugar a las damas – 16

  1. Euskalshondo

    Aurrera Nekane, aurrera! El Karlos Josu ese de jatorra irá al prinsipio oyes pero es solo un kakati de pitilín arrugao.

    Me gusta

    Responder
    1. Euskalshondo

      Pues si tú lo dises así será pero yo con ser de Bilbao pues ya me conformo, oyes. Eso sí, esta es la historia más goxa de todo el verano. Aupa Indianarras! Y ahora te dejo que tengo a la cuadrilla hasiendo cola en la puerta para el irutako. Agur!

      Me gusta

      Responder
        1. Euskalshondo

          Si el Osiris ese es el Karlos Josu, la furia rápida y pequeña será pues. Más le temo al sirimiri, que te cala yendo de potes y luego la emazte se enfada por traerle la ropa hecha un asco, oyes. Eso sí, aurrera, aurrera! Que la historia está quedando muy potxola!

          Me gusta

          Responder
  2. carlos not jesus

    Y eso de que el comité horizontal de representatividad distribuida decide que Anya y Juanjo son neotartesios sin contar con ellos antes?? Debe ser que todos los comites de representatividad distribuida son de representatividad distribuida pero unos son más representativamente distribuidos que otros. Claramente Gebara esta jugando a las damas, moviendo fichas por el tablero tomandolas todas por iguales y poco mas. Una pena que en el juego de damas solo se pueda ir hacia adelante, los jugadores de damas son como los burros, nunca dan un paso atras, lo cual no les libra de ser burros.

    Me gusta

    Responder
  3. Indios Del Amazonas / Amazonian Indians / Amazionaj Indianus

    CALUMMNIA!!!! Todos ustedes son unos desagradecidos niñatos incapaces de llevar una vida interesante! Esto es una pura venganza, aquí se esconden fuerzas que pretenden destruir el proyecto más pionero en el mundo de democracia económica y transnacionalidad postcapitalista y distribuido! CABRONES! Seguro que Scholar está detrás de esto, que siempre fue un inepto y una serpiente!

    Me gusta

    Responder
  4. Pingback: Infojobs y el poder de las redes | Indiano Watch

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s