Declaración de Burdeos

A los tartessos, osea a mí, nos encantan las declaraciones. Osea, que como a todo político panfletario me gusta un manifiesto más que a un tonto un lápiz. Además, nunca es demasiado tarde para ponerme al nivel de los padres fundadores de los Estados Unidos y frivolizar con la invención de un país que no llegará a ningún sitio, como si fuera un juego de rol.

Tras la declaración de Montevideo, y la del otro poblado aquél, y los objetivos a 25 años, y el nuevo estilo de relaciones y… ya paro, que pierdo el hilo: tras las exitosas aventuras transnacionales americanas que todo el mundo se empeña en calificar de fracaso hemos entendido que América no puede hacer nada por los Tartessos. Pero no es culpa nuestra ¿eh? Es culpa de ellos, que no nos entienden. Ya lo decíamos, los uruguayos no entienden la vida interesante. Ya se sabe, la indiada. Osea, que vendí la Casa del Rey y que les jodan a todos.

Pero el mito del Gallifante sigue rigiendo la vida interesante. Osea, que como mi público objetivo es y será siempre españolazo, lo de la conquista colonial de América se la pone dura a quienes pagan la fiesta. Y aunque América salga, la cosa conquistadora de Tartessos se queda.

Por eso hemos refundado el mito del Gallifante (y van…) Porque en realidad América nunca ha existido, y porque nuestra amiga Mayte tiene amigotes en las esferas de libertad que unen al sector público con el privado, osea en los despachos que reparten subvenciones a chiringuitos privados con dinero público. Por eso hemos decidido poner los pies en polvorosa hacia Burdeos, esa gran ciudad del Mediterráneo latinista y no nacional (es atlántica y más francesa profunda que la Marsellesa y los croissants, pero da igual).

Para simbolizar que ya no hablo de América – más que nada por disimular ante los más viejos del lugar – en Tartessos vamos a darle la vuelta al Gallifante. En adelante, el Gallifante mirará al Oriente como siempre lo ha hecho, osea de España a Europa y no al revés, y le daremos la vuelta de arriba a abajo para que las patas floten al aire en una clara alegoría al trísquel de la Isla de Man, que siempre cae de pie, y que además es una representación del software libre. O algo.

Nuestros enemigos insisten que hemos vuelto a la patria que nos vio nacer con el rabo entre las patas y que como proyecto estamos acabados, pero se equivocan. Quieren destruirnos, pero mis manos de guerrillero, mis dedos rotundos como choricillos, alzan una copa de vino y la tribu entera corea mis frases en alto mientras jugamos al Go: ¡LADRONES! NO NOS DESTRUIRÁN. ¡VITA LONGA I PROSPEREMUS!

598px-bicha_de_balazote_m-a-n-_madrid_03

Anuncios

5 pensamientos en “Declaración de Burdeos

  1. Pingback: PODEMOS pillar subvención | Indiano Watch

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s