La vida interesante de las ratas acomplejadas

Es que nos lo ponen a huevo.

El Gran Timonel ha dedicado un artículo elogioso a Alfred Adler, uno de los primeros discípulos de Freud en romper con el maestro y montarse su propia escuela. El Amado Líder dice que “esta pronta ruptura en el mundo psicoanalítico se debió a la resistencia de Adler para aceptar la teoría de Freud según la cual el origen de la neurosis estaría en la represión de la libido.” Traducción: a Alfredín le ponía MUY NERVIOSO que Freud estuviera hablando todo el día de sueños eróticos y guarradas así.

En realidad, Adler ha pasado a la historia de la psicología por otro motivo. Por ser el inventor – no se rían – del COMPLEJO DE INFERIORIDAD.

Ejem.

En la Gran Cábala Secreta de la Indiano Watch somos más bien freudianos y por tanto malpensados (va con el territorio). Y no nos puede dejar de hacer gracia el hecho de que los tartesios se hayan fijado en alguien que – como bastantes otros – rechazó las ideas de Freud porque tanto énfasis en la sexualidad le daba como grima. Y en alguien que, bueno, cristalizó sus propios sentimientos respecto a Freud bajo la forma de toda una teoría. Lo que se llama racionalización, vamos. ¿Les suena de algo?

Dice el Amado Líder:

En los primeros momentos de la Psicología, Alfred Adler apuntó que el sentimiento de pertenencia a una comunidad y la experiencia de generar significado desde ella, son básicos para un desarrollo personal sano… en cualquier etapa de nuestra vida.

Subtexto: en Tartessos tenemos una salud mental de la hostia, no como en la descomposición externa en el mundo del Mad Max Español, porque GENERAMOS SIGNIFICADOS A TUTIPLÉN. (¿Que cuáles son esos significados? Ah, eso da igual. Como Groucho Marx: éstos son mis significados. Si no le gustan, tengo otros).

Continúa:

Adler pondrá el acento no tanto en los conflictos del descubrimiento de la sexualidad y el deseo como en el lugar del individuo en la estructura de la red familiar, se preguntará por los roles derivados de ser niño o niña o el lugar ocupado en el orden de nacimiento de los hermanos

Subtexto: qué asco, qué asco, todo eso de la sexualidad y el deseo individuales. Lo importante es EL LUGAR EN LA JERARQUÍA, no lo que cada uno quiere o deja de querer porque para eso el único que folla aquí es el Líder Mesiánico.

Sigue:

mientras Freud se mostraba pesimista y negaba la posibilidad de una cultura y una sociedad no neurótica, Adler entendió el desarrollo del espíritu comunitario, la Gemeinschaftsgefühl, no solo como base para la terapia individual, sino como una forma de transformación social

Ay. Esto, señores, es la lógica subyacente a todas las utopías colectivistas: si tan sólo logramos dar con la forma de relación adecuada, con el formato adecuado, revolucionaremos la sociedad y las relaciones humanas y todo será bonito y maravilloso y la lógica de la abundancia fluirá libremente y los niños se pasearán en aerostatos de colores.

Lo que Freud decía, en cambio, es que el ser humano, el individuo, en último término no se adapta a la sociedad ni a ninguna estructura social. Que la pulsión de muerte siempre está ahí y siempre sale por algún lado. Lo cual no quiere decir que no pueda haber progreso social (es evidente que lo hay, y Freud era un científico y un descendiente intelectual de la Ilustración que consideraba que reconocer las propias pulsiones ayuda mucho en ese sentido). Quiere decir que siempre va a haber guerras y matanzas y destrucción y odio y celos y traiciones, y que el mejor modo de ser civilizados es no ignorar el lado oscuro de la naturaleza humana. Algo que incomoda un montón a los aficionados a la ingeniería social como aquí los amigos. (Y por cierto, las pulsiones destructivas del Amado Líder son tela marinera).

Por otro lado, no puede dejar de llamarnos la atención que von Storgen, a quien imaginábamos disfrutando de su idilio subvencionado en la campiña inglesa, sigue enganchado al rollo tartesio. Lo cual es muy divertido, porque el Amado Líder le cita en su peán adleriano, cuando von Storgen – como se puede ver en su cuenta de Twitter personal – se define a sí mismo como un “Evangelista Conductista” y un admirador de Skinner. ¿Teoría pseudopsicoanalítica + conductismo? No pega ni con cola.

Pero esto no una mala combinación ni un mal modelo para el sistema de organización social de los tartesios, no. “Ratas de laboratorio con complejo de inferioridad” es una descripción bastante precisa de la base tartesia. Así que poniéndonos burros y freudianos, sólo podemos hacerles una recomendación a los tartesios (o más bien, al harén y al eunuco).

Con tanta leche de pertenencia y comunidad real y comunidad imaginada y epicureísmo e identidad y deliberación – ¿no se os ha ocurrido que podéis simplemente FOLLAR de vez en cuando?*


*Freud decía que lo que define a una persona que tiene salud mental es que es capaz de amar y trabajar. Lo de trabajar – esto es, trabajar de verdad, no las chapucillas que vosotros llamáis trabajo – lo dejamos para otro día.

 

Anuncios

3 pensamientos en “La vida interesante de las ratas acomplejadas

  1. Cábala Secreta de los Miércoles

    Leyendo esas cosas, lo mejor es copiar el ‘tweet fijado’ de Von Storgen, “the real question is not whether machines think but whether (some) men do”.

    Me gusta

    Responder
  2. Pingback: La vida interesante is not an interesting life | Indiano Watch

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s