La Anchoa se repite

Bueeeeeeno, tras un largo intervalo en que parece que sólo se dedicaban a escribir sobre go, los tartesios vuelven a las suyas. Y, como nos señalaba un amigo, parecen una extensión del Generador Postmoderno: artículos consistentes en un montón de palabras grandilocuentes sin interconexión alguna, llegando a conclusiones sin ningun razonamiento lógico de por medio.

Para muestra, este post sobre la identidad y los Estados y los epícureos y la madre que los parió. Donde, como podrán comprobar, se puede jugar al bingo tartesio: ¿Identidad? Sí. ¿Epicúreos? Sí. ¿Comunidad real frente a comunidad imaginada? Sí. ¿Fraternidad? Sí. ¿Escalas? Sí. ¿Economía directa? Sí. ¿Globalización de los pequeños? Sí. ¿Disipación de rentas? Sí. ¡¡¡¡BINGO!!!!!!

Aquí les incluimos el comentario de nuestros analistas sobre el post:

Para empezar, en la Gran Cábala Secreta de la IndianoWatch somos muy fans del mapa de identidades en el que meten a Cádiz y Vigo-Norte de Portugal en el mismo paquete (pero no a Coruña, por ejemplo. Vayan ustedes a saber).

Por otra parte, claro que es un montón de palabras grandilocuente y sin conexión. No puede ser de otra forma cuando te das cuenta de que una y otra vez parte de las elucubraciones de Salazar, que nunca ha estado interesado en la realidad, sino en sus propias pajas mentales de teóricas no trasladables a – perdón por la redundancia – la realidad.

Para colmo se deja sin enlazar la mejor columna en torno a por qué los Estados pequeños son cada vez más numerosos, escrita por Tim Harford (ahhh, economistas mainstream, no los citará porque él es un hipster pretencioso de lo suyo, aunque lo suyo – los amigotes y sus regalías, sean contratos de amigotes o subvenciones – sea tan mainstream y tan habitual como la figura del concejal de urbanismo que te recalifica la parcelita.

Pero claro, Tim Harford explica que los estados pequeños son viables porque en una economía de mercado libre global, su mercado no queda limitado al mercado nacional (requisito en otras circunstancias para escalar economía y demanda).

El primer colorario de la afirmación de Harford, no obstante, es que los estados pequeños carecen de la capacidad disuasoria para garantizar el establecimiento de una economía de mercado global efectiva. Eso lo consiguen los “malvados” Estados Unidos y la malvada UE.

De forma que, aunque Harford no lo diga explícitamente, los estados pequeños, tan aspiracionales como puedan parecer, y tan deseables como puedan ser según el argumento que se observe, actúan como free riders de una economía global en la que los tratados de libre comercio existen porque un par de grandes países/bloques de países son capaces de mantener a raya a quienes dinamitarían ese sistema sin dudarlo.

O dicho de otra forma, si todos los pájaros fueran cucos, ser cuco sería un problema y no una ventaja 🙂

Podría decirse que es una forma de parasitismo, vamos. Qué curioso que a los tartesios – tan obsesionados por atacar a los estados y sin embargo tan ansiosos de subvenciones públicas – les encante la idea ¿eh?

Anuncios

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s