Momentos mágicos de la Anchoa (y los NiNis de EIIL)

¡Albricias! ¡El Amado Líder nos ha dado las claves geopolíticas para entender el fenómeno del Estado Islámico! (que el Amado Líder se empeña en llamar EIIL porque él no va a hablar como todo el mundo, qué vulgaridad por algún motivo).

¿Nos proporciona un agudo análisis de la expansión del wahhabismo? ¿De las características intrínsecas del Islam frente a otras religiones? ¿De la tensión entre religión y laicismo en los países árabes en el mundo post-Guerra Fría?

Noooooooooooooo. Pásmense con esta joya de lucidez analítica:

La clave está en esa atmósfera onírica, en esa sensación de impotencia y fatalidad propia de las pesadillas. Tiene un código propio del horror. El de un muchacho rencoroso que reivindica su «derecho» al reconocimiento, al triunfo social según unos parámetros que, oh sorpresa, no son los de ninguna rama -por retorcida que queramos imaginarla- del Islam sino los de Hollywood y la HBO. Tienen el sello de esa generación global que busca «sentirse importante» y «ser parte de algo con éxito», rápido y caiga quien caiga, resarciéndose de la frustración de ver lo que consideraban su derecho demasiado lejos, demasiado trabajoso; esa generación global, que se queja de haber accedido a la formación pero no al reconocimiento y al poder, produce monstruos que se visten de justiciero universal para arreglar su frustración individual. Monstruos que se toman tan en serio sus sueños, que no consiguen superar el tópico de serie B. Aunque eso sí, dan miedo del de verdad. Terror. Porque no juegan con guiones ni con dobles, sino con las vidas de los demás. Literalmente, son el horror. Y los sabemos cerca.

Traducción: LA CULPA ES TODA DE LOS JÓVENES DE HOY EN DÍA, QUE QUIEREN QUE SE LO DEN TODO MASCADO.

En la Gran Cábala Secreta de la IndianoWatch, que somos unos malpensados, nos sospechamos que el Pequeño Timon está teniendo una crisis de la mediana edad ante la perspectiva de que ya está cuarentón y encima los de Podemos se están comiendo la rosca que él nunca se pudo comer antes sus propias narices. Además, parece probable que se le estén revolviendo los becarios de Phantomaki (¿Cómo que rechazáis el honor de trabajar para nosotros por cuatro perras? ¿Cómo que queréis un contrato? TERRORISTAS DEL EIIL, ESO ES LO QUE SOIS TODOS, NIÑATOS).

Aunque la verdad es que es difícil saber quien está en Phantomaki, porque los curris, como buenos esbirros, son anónimos y no publican sus nombres en esos maravillosos resúmenes de prensa que confeccionan (Resiliencia! lo deben de hacer en secreto por las noches, como los duendecillos del zapatero).

Y fíjense en que el genio geopolítico del Pequeño Timonel, sin tener por supuesto equivalente, se transmite en cierto modo a sus minions: ¿cómo si no se explica que en Phantomaki se centren en ese nodo central, ese foco esencial de la política mundial que es Burkina Faso? (Y de nuevo, el genio tartesio a la hora de acuñar términos: ¿como llaman a la (supuesta) revolución en Burkina Faso? PRIMAVERA NEGRA. Porque son NEGROS. ¿Lo captan, lo captan?)

(En la Gran Cábala Secreta de la Indiano todavía nos acordamos de cuando el Amado Líder hablaba de organizar Tartessos en forma de “mesas de trabajo”:

Las Mesas de trabajo. Los indianos desarrollan su actividad económica en distintos proyectos productivos nacidos de sus iniciativas, pero pueden estar compartidos con otras personas, proyectos y organizaciones. Cada uno tendrá sus propias formas y equilibrios, nacidos del libre acuerdo entre las partes y cada uno es soberano para dictar su propio rumbo a través de sus órganos rectores, participados en mayor o menor medida por indianos que trabajen en ese proyecto u en otros. Los indianos no pueden ser un freno de esa soberanía o supeditar su aporte a otros intereses que los del propio proyecto y las personas que lo desarrollan.

Por ello, de cara a la organización general de nuestra estructura social no son los proyectos en si mismos los que sustentan la estructura común, sino las mesas de trabajo de estos cuando estén formadas por indianos.

Qué tiempos ¿eh? Cuando los tartesios no han tenido más mesa en su vida que la de su cocina – y ésa más bien escasa).

Pero el numen cacumen tartesio ha tenido estos días su epifanía, su culmen, su apoteosis en la persona, cómo no, de Bel la Basilissa:

Había luz en [Bel] ayer. Había esperanza en los abrazos y felicitaciones del público. Es la hora de hacer una revolución. Es hora de que la revolución que sueña una generación se convierta en una revolución productiva.

Ayer por la noche en TEDxGijón vivimos uno de esos momentos mágicos que se dan una vez por década… con suerte.

¿De qué hablaba Bel la Pasionaria, preguntarán ustedes? Pues de lo de siempre.

Y un mensaje incómodo al nacionalismo y el localismo dominantes [¿en Asturias? ¿en serio?]: abandonar el obsesivo «de aquí», poner de verdad el esfuerzo en «atraer desarrolladores, ingenieros, diseñadores, makers [???]…» que alimenten un tejido cooperativo que de cabida a una generación en paro y alimente grandes repositorios de diseños libres.

“Grandes repositorios de diseños libres” que “alimenten un tejido cooperativo que dé cabida a una generación en paro”. Ahí lo tienen, la respuesta a la crisis. ¿Qué coño es un “repositorio de diseños libres”? ¿Una base de datos? ¿Y eso no puede estar en la nube, oigan?

¿Y qué es un “tejido cooperativo”? ¿El grupo Mondragón, de funesta memoria por partida doble para los tartesios? (por partida doble porque se ajuntaron con Kepa Lankide, hereje de Mondragón, y porque ya antes los de Arrasate habían mandado al Pequeño Timonel adonde no brilla el sol).

Así que ya lo ven, señores: la Anchoa sigue en su línea. Que esencialmente consiste, como dicen en Asturias – y como sabrían los tartesios si se molestaran en investigar mínimamente el sitio donde pretenden trabajar – en esbabayar.

Anuncios

4 pensamientos en “Momentos mágicos de la Anchoa (y los NiNis de EIIL)

  1. Amazoniako Indianoak

    ¿Y qué fue de Bilbao? ¿Y de la trasnacionalidad desbordante? Res de res. Ahora, a timar en Gijon, porque lo que es en Bilbao… Y tirando de la agenda de Basilisa, que debe ser todo lo que queda de cuando era comisaria política.

    Me gusta

    Responder
  2. Pingback: We’re baaaaaaaaaack | Indiano Watch

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s