Iteraciones tartesias

Lo confesamos: es que nos da pereza. Actualizar este blog, queremos decir. No porque nos cueste escribir ni nada parecido – es básicamente porque lo de los tartesios es siempre la misma historia. Y cuando ya has estado presente en unas cuatro o cinco repeticiones de la historia – como lo hemos estado los miembros de la Indiano Watch, aka la Asociación de Damnificados por David de Ugarte Ismael Gebara, llega un punto en que la cosa empieza a parecerse al Día de la Marmota.

Pero éste es un blog de vocación de servicio. Así que, para los no iniciados, aquí van las últimas noticias sobre los tartesios. Por llamarlas de algún modo, porque con los tartesios nunca hay noticias de verdad – meramente variaciones sobre el mismo tema, a saber, la chifladura egomaníaca y la soberbia estúpida de Gebara:

UNO

¿Se acuerdan de todo el rollo místico-filosófico sobre el puñetero go? ¿Se acuerdan sobre cómo nunca se podría crear un ordenador que ganar a un ser humano jugando al go?

Con tan solo seis reglas extremadamente sencillas consigue un nivel de complejidad mayor que ningún otro juego de tablero, lo que está en la raíz de que hasta ahora haya sido imposible programar un ordenador para ganar a un jugador profesional. No es por falta de incentivos, es simplemente que el Go tiene otra lógica.

Pues resulta que no.

¿La reacción del Amado Líder? Humanidad 0 – Google 1.

Esta noche, jugando con las blancas no estaba el Dr. Strangelove. Había algo más insidioso que ninguna agencia estatal imaginada por le Carré. Estaba el espíritu de la recentralización, del totalitarismo digital hecho cables y circuitos. Google quería demostrarnos que su capacidad de desarrollo no dejaría un solo lugar donde escondernos.

Osea, que Google le jode el argumento al Pequeño Timonel y resulta que es todo un complot para acabar con el espíritu humano. (Nótese esa expresión: no les queda “un solo lugar donde escondernos”. ¿O sea que necesitáis un lugar donde esconderos, tartesios? ¿No era que os vais a comer el mundo? ¿Lapsus freudiano O QUÉ?)

DOS

¿Se acuerdan de aquel famoso “Facebook para empresas” que los tartesios crearon para el Proyecto Serum? Sí, ése que nunca salió adelante, entre otras cosas porque el Pequeño Timonel se empeñó en hacerlo para una versión obsoleta de Ruby On Rails. ÉSE.

Pues resulta que el Ayuntamiento de Madrid ha sacado una plataforma de venta online para PYMES. El disfuncional ayuntamiento de Madrid, que no tiene pasta, cuya alcaldesa ni siquiera conoce a todo su equipo de gobierno, y que se dedica a proponer que los niños recojan colillas y los padres de los niños limpien los colegios para ahorrarse los servicios de limpieza. Pues bien, ese equipo de genios ha conseguido hacer algo que los tartesios, con el apoyo de el alto, altísimo banquero vasco que invirtió un millón de euros un montón de dinero no consiguieron hacer despegar. ¿Qué nos dice eso sobre la capacidad de ejecución de los tartesios, niños?

TRES

ADRIANITA HA ABANDONADO LA COMUNA. Se ha largado. Esfumado. Desertado. ¿Ha encontrado un novio que no se cepille simultáneamente al resto del harén, se preguntarán? ¿Se ha asentado finalmente en Suiza para fabricar relojes de cucú cooperativistas?

No: es mejor que todo eso. Se ha vuelto a Argentina. A trabajar en la Administración Pública bajo el nuevo gobierno de Macri. Como lo oyen: la cooperativista se ha vuelto al terruño porteño a chupar de la teta pública. QUÉ SORPRESA, OIGAN.

¿Y cómo se ha tomado eso el Amado Líder, se preguntarán? Con su habitual magnanimidad, por supuesto:

Por primera vez en lo que va de siglo, un comunero se integrará en un gobierno nacional. Es un orgullo para todos nosotros que sea una indiana.

Y ahora en la versión oficial de su biografía se ha añadido:

En 2016 toma una excedencia en sus labores cotidianas en las Indias para convertirse en la primera «kibutznik» del siglo XXI en incorporarse a un gobierno nacional, asumiendo el 1 de marzo de 2016 como Directora Nacional dentro del Ministerio de Bienestar Social de la República Argentina.

O sea: Adrianita estaba en España viviendo unas vacaciones muy largas, huyendo del crack económico argentino que se avecinaba. Este tiempo ha cobrando en euros y ahora que se abre una nueva era en el país, con un gobierno tecnocrático intentado volver a ganar la confianza de los mercados internacionales, se vuelve.

¿Y la reacción del Pequeño Timonel?

Una excedencia. ¡UNA EXCEDENCIA!  Que el pobre no se da cuenta que la excedencia FUE él.

Adrianita estaba enchufada de directora de un chiringo público. Ante la crisis que se venía se las piró, ha estado unos años en Europa viajando a ver a su familia desperdigada por Austria y Suiza, cambió el gobierno argentino que parece que va a intentar parar la sangría económica y… vuelve a la Argentina al cargo de otro chiringo público.

No, Gebara, Carolina no está de excedencia. Carolina estuvo de excedencia unos años living la vida loca en Europa, y ahora ha vuelto a la realidad.

En lenguaje gebariano, que él usa para mantener la cohesión interna del grupo con sutilezas tipo “baby, it’s cold outside”, definir la nueva labor como ” incorporarse aun gobierno NACIONAL” es darle caña en su propia jerga. Irse al servicio del gobierno, de un gobierno nacional además, en la era de las filés transnacionales. En 2016 vemos que quienes predicaban la superación del eje izquierda-derecha hacen campaña desde un extremo contra el otro, y que quienes llevan una década predicando la descomposición del estado nacional ven como sus concubinas les abandonan para abrigarse a la sombra de éstos. Diria que está así expresado para que sirva de advertencia al resto.

La página de Adrianita no durará mas de unos meses, como mucho. Inventará una limpieza y consolidación de términos en los que borrará algunas entradas que ya no les sirvan… Entre ellas vaticinamos que también ésta.

CUATRO

Ahora los tartesios se dedican a hacerle la competencia a la Guía Michelin. ¿Cómo?

Con la Guía Tinonino.

Parece que de Gijón, penúltimo bastión socialista, se han ido directamente al último bastión: Andalucía. Con una guía de carreteras en formato desktop. Sin versión móvil. En 2016. Como lo oyen.

PELOTAZO TOTAL.

Por cierto, no sabemos si lo de “Guía Tinonino” es por The Final Countdown del grupo Europe (tinoniiiiiino), o si hay que leerlo con la voz de Juan Tamariz (nianoniano). Pregunten a Gebara.

Anuncios

Un pensamiento en “Iteraciones tartesias

  1. Amazoniako Indianoak

    El tipo no deja de sorprendernos… ¡primer coopearativista del siglo XXI que se integra en un gobierno nacional!. La capacidad de venta de humo del muchacho hace tiempo que borda el ridículo más espantoso. ¿De verdad es un hito trascendente que de la supuesta cooperativa indiana se vaya uno y se haga funcionario? Oigan, es que eran seis y en cinco se quedan. El matrimonio venezolano perdido en la traducción (que no hay forma ¿eh, Gebara?: no te monta una empresa rentable para dejar de darle de comer ni de coña), Gebara y sus amantes contemporáneas o pasadas. Y eso es, ojo, un kibbutz: con dos cojones y un palito.

    Pero la gran demostración de que a Gebara le ha jodido el abandono, que le jode que pone evidencia un invento que pasan los años y siguen siendo los mismos ¡a pesar de que venden la moto de ser una extraña supermultinacional cooperativa!, es precisamente que se tiene que justificar. Lo de “integración en un gobierno nacional” y, más, con orgullo, es como la mayor bobada que se puede escribir: ¿orgullo, bobito? Si tu eras el de la descomposición de los gobiernos, el coco de la identidad nacional…. Menos cuando te subvencionan, claro.

    Me gusta

    Responder

Delibera, aunque sea banal

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s