Archivo de la etiqueta: david de ugarte

Los tartesios han abolido el dinero

Nos lo cuenta la Basilissa en este bello vídeo. No hagan mucho caso de la cara de fanática de secta de libro de texto que tiene, e intenten escuchar lo que dice (que no tiene mucha dificultad porque claramente esta leyendo en inglés de un papelito).

belloca

Sigue leyendo

Anuncios

Un eterno y fracasado bucle

Estimados lectores, el otro día cometimos una terrible injusticia con los tartesios. Vinimos a decir que, en los diez meses que llevan en Madrid en casa de los papás de Gebara, no han hecho más que escribir un manifiesto. Y no es así. Los tartesios han estado terriblemente ocupados.

¿El resultado? Algo tremendamente urgente para el desarrollo de una cooperativa transnacional como la suya. Se han inventado una lengua artificial: el KOMUNUMA (de nuevo ese talento innato tartesio para los nombres, sí).

Sigue leyendo

Comuneros somos

¡Albricias! Ya sabemos a qué demonios se han estado dedicando los tartesios desde su ignominiosa salida por patas desde que los corrieron a gorrazos desde que se acabó el chupar de la teta pública desde que dejaron su sede de Bilbao y luego Gijón (donde nunca tuvieron sede, sino que gorronearon de amigos, as usual). Ellos afirmaron que se iban de Gijón en enero porque en ese ayuntamiento son unos antisemitas, cuando el hecho es que dijeron en público que estaban en Madrid ya en octubre del año pasado, y fuentes de la Gran Cábala Secreta de la IndianoWatch saben a ciencia cierta que llevaban en la Capital del Mal desde junio 2015.

Teniendo en cuenta que los tartesios no tienen proyectos desde aquella malhadada Anchoa que luego se convirtió en Granada, son muchos meses de tocarse las narices tiempo para trabajar. Así que el resultado debe de haber sido glorioso. Y efectivamente lo ha sido.

¿Cuál es el resultado de la labor tartesia todos estos meses?

HAN ESCRITO UN MANIFIESTO.

Sigue leyendo

Objetivos a 50 años

Hoy echamos la vista atrás y recordamos los grandes éxitos. No los nuestros, los tartesios. Es que hace poco volvimos a toparnos con esta entrada de la Posta de Tartessos sobre su futuro a 50 años (incluimos la parte interesante abajo por si el Amado Líder en su sabiduría decide reescribir la historia):

Sigue leyendo

Back to Mordor

¡Que los Tartesios vuelven a Mordor!  Osea, a Madrid. Por lo visto, es que sienten “la inminencia de un Renacimiento”:

En el ecuador del año tomamos una decisión vital e institucionalmente estratégica: (re)ubicar en Madrid la base principal indiana. La acogida fue sorprendentemente cálida, y no solo porque estábamos en pleno verano. La capital peninsular, no deja de ser un hub y un lugar donde, aunque solo sea por ser lugar de paso e intercambiador de transportes, el alcance se multiplica.

Volver allí donde muchos de nosotros nos conocimos, donde la comunidad creció y se desarrolló durante muchos años y donde nuestras redes seguían buscando la luz como enredaderas, fue una forma de renacimiento para esta comunidad de mercaderes que ha encontrado este año un lugar donde anclar su barco, una isla llena de puentes en una suerte de archipiélago donde nadie dice ser «de aquí» y si lo hace no lo dice con mucha convicción.

Hm. Deconstruyamos esto, porque tiene mucha miga.

Sigue leyendo

La Anchoa se hace Granada. O Club. O algo

[Anochecer en el kibbutz glam de los tartesios. El Amado Líder, tras su opípara cena y su pipa de las diez, está de un humor espléndido y expansivo. Las concubinas y el Indiesito y señora, que se quedaron con hambre tras su considerablemente menos opípara cena de patatas duras, están de un humor menos espléndido, pero expectantes. El Profeta del Amanecer de la Anchoa tiene un anuncio que realizar].

Sigue leyendo

We’re baaaaaaaaaack

Disculpen nuestra ausencia prolongada. La vida real, y, bueno, básicamente el hecho de que los tartesios llevaban meses sin hacer nada medianamente interesante, nos han mantenido lejos del teclado. Pero ahora los tartesios vuelven al ataque. Es decir, vuelven al ataque con lo mismo de siempre (as usual), pero esta vez la chorrada es de una entidad suficiente que justifica el que nos molestemos, la verdad.

¿Se acuerdan de la Liga de la Pescaílla el Bakalao al Pil-Pil el Boquerón la Anchoa? ¡Pues ha resucitado!

Sigue leyendo